TERRA

Sustratos: información general

Para cultivar cáñamo no vale cualquier substrato para macetas. Los tres aspectos más importantes a los que hay que prestar atención son la estructura, la prefertilización y el pH. Una buena prefertilización y un pH adecuado son fundamentales para un cultivo exitoso. El substrato para macetas es, junto con la lana mineral y el coco, es uno de los medios de cultivo más conocidos para plantas de rápido crecimiento. La mayor ventaja del substrato para macetas es que es un medio que permite un cultivo fácil.

No todos los substratos para macetas sirven para cultivar

El substrato para macetas es fundamentalmente biológico y natural por lo que goza de mucha aceptación entre quienes practican el cultivo biológico. Además, si se emplean los fertilizantes CANNA apenas quedan restos en el substrato para macetas de forma que se puede utilizar sin problemas como acondicionador de la tierra de un modo respetuoso con el medio ambiente. De hecho, los atributos de biológico o natural que se asignan a los substratos para macetas sólo son ciertos en parte ya que a menudo se les añaden materias primas no naturales, como la perlita y los fertilizantes minerales. La perlita es una materia prima no orgánica obtenida de forma industrial.

infopaper-terra_text_1.jpg

Historia

infopaper-terra_text_2.jpgHace aproximadamente 12.000 años antes de Cristo las lenguas de glaciar de la última gran era del hielo se replegaron hacia el norte y dejaron al descubierto una superficie arenosa y pelada. La primera vegetación creció, murió y se convirtió en la primera capa de turba, que ahora se encuentra en lo que se conoce como capa inferior de las turberas. Interrumpido por un período glacial breve ocurrido en el año 6.000 antes de Cristo, tuvo lugar entonces un prolongado período de formación. Esto duró hasta que, aproximadamente 3.000 años antes de Cristo, volvió a darse un breve período glacial. Durante este tiempo se formó lo que se conoce como capa de turba negra. A continuación, tuvo lugar otro período de formación que permitió la creación de la masa de turba rubia. La capa de transición entre la turba rubia y la negra se conoce con el nombre de turba gris. La parte superior del perfil está compuesta por una capa de vegetación, conocida también como capa superior.

Una buena base

La base para cualquier substrato para macetas es la turba. La mayoría de las veces la turba proviene de regiones con agua (de lluvia) muy pobre en minerales y, por lo tanto, con escasas sustancias nutritivas. Por esto es importante añadir al substrato para macetas todos los nutrientes necesarios para el cultivo. Para ello se pueden emplear fertilizantes especiales para substratos para macetas o fertilizantes biológicos, como granulado de algas, harina de sangre, emulsión de pescado, estiércol seco de vacuno, harina de cuerno, harina de hueso y humus de lombriz. 

infopaper-terra_text_3.jpg

Como la turba puede fijar oligoelementos (en concreto, el cobre), es importante también que esté prefertilizada con ellos. La fijación de los oligoelementos depende en gran medida del tipo de turba; por ejemplo, la turba de esfagno fija menos que la turba de jardinería. La mayoría de las mezclas de substrato para macetas comercializadas acostumbra a estar prefertilizada y presenta un grado de acidez adecuado para la planta. Ello proporciona un entorno estable para las raíces y limita las posibilidades de que se produzca una carencia de nutrientes o de problemas con el pH. Otro motivo que explica por qué se cultiva tanto con sustrato para macetas es que se emplea desde hace mucho tiempo en el cultivos horticolas (más que, por ejemplo, la lana mineral y el coco) por lo que se dispone de más experiencia y conocimientos.

Califique este artículo: 
No hay votos aún